unidad ciudadana
                    

La industria automotriz en picada: más de 7000 despidos y suspensiones


La industria cayó un 10,8% a nivel nacional respecto al mes de enero del año pasado, según reveló recientemente el INDEC.

Específicamente, el sector de vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, sufrió un descenso del 18% respecto a enero de 2018; dentro del cual es sobresaliente el caso de la industria automotriz, la cual produjo un 37% menos de vehículos que un año atrás y un 34,9% menos de carrocerías, remolques y semirremolques. El 2018 cerró con un volumen de vehículos fabricados de 16,5% menos respecto al 2015, según detalló mediante un informe el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

A partir de la caída de la demanda interna y de la reducción de las exportaciones, lo cual genera un exceso de stock, hubo empresas del sector tuvieron que cerrar sus puertas, mientras otras de forma preventiva realizan suspensiones y retiros voluntarios de trabajadores y trabajadoras; en lo que se vislumbra como una reforma laboral de hecho.

Recientemente cerró Metalpar, la mayor productora de carrocerías en el país, quedando 600 trabajadores y trabajadoras en la calle. Sumando los empleos indirectos, el impacto del cierre de la empresa radicada en Loma Hermosa, Provincia de Buenos Aires, destruyó algo más de 1000 puestos de trabajo.

Asimismo, se suceden suspensiones en casi todas las fábricas automotrices. General Motors sostuvo durante cinco meses suspensiones rotativas de todos sus empleados y empleadas. Honda, por su parte, mantiene sus puertas cerrada su fábrica de Campana durante al menos un mes, con la consecuente suspensión de 700 trabajadores y trabajadoras. 

Asimismo, Peugeot suspendió por dos meses a sus 1000 empleados de la fábrica del Palomar, reinaugurada hace 2 años por el presidente Mauricio Macri. En esa oportunidad, el primer mandatario sostuvo que el Gobierno había logrado un acuerdo multilateral con el sector automotor para producir "un millón de automóviles y generar más de 30 mil nuevos puestos de trabajo, además de cuidar los que tenemos". En este sentido, subrayó que las inversiones representaban una "Demostración de confianza a ese camino que empezamos a construir hace 15 meses". Nada de esto pasó.

En Córdoba, Renault anunció la suspensión de 1.500 trabajadores y trabajadoras por al menos una semana, al igual que Fiat hizo lo propio, afectando a otros 2.000 empleados y empleadas de la planta de Ferreyra, quienes ya sostenían un régimen reducido por el que concurrían a la planta tres días a la semana. Sus instalaciones también habían sido visitadas por el presidente en dos oportunidades desde que asumió. Lo mismo ocurrió con la fábrica de camiones Iveco, también en Ferreyra, que suspendió a sus 900 operarios y operarias, al tiempo que inició un proceso de retiros voluntarios, con el objetivo de realizar una reducción de personal de forma permanente.

A fines del año pasado, el titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, anticipó que "en los próximos meses se van a perder 15 mil puestos de trabajo en el sector automotriz" a causa de la recesión que mantiene las plantas semi paralizadas.

La implementación de un modelo de redistribución negativa de los ingresos con la consecuente crisis socioeconómica, azota a los trabajadores y trabajadoras. Hay otro camino.